miércoles, 6 de mayo de 2009

El negocio de la enfermedad y la militarización de la salud.


No sabemos si la llamada “gripe porcina” llegará o no a ser auténtica pandemia. Pero se consolidan ya otras dos pandemias con fuerza letal: la desinformación y el autoritarismo fuera de control (Gustavo Esteva, “Pandemia política”, La Jornada, 4/05/09, www.lajornada.unam.)

El recién aparecido virus de la influenza (AH1N1), del cual no se sabe su origen ni su verdadero potencial, está siendo utilizado como un elemento de control social a nivel mundial y de manera particularmente grave en México. Existen distintas hipótesis acerca del surgimiento del virus: oficialmente se dice que es producto de una mutación natural, compuesto de tres cepas de distintas especies (humano, ave, puerco) originado en los criaderos de puercos. Sin embargo, también se ha dicho que es posible que haya sido producto de un “accidente” de laboratorio, ya que es muy raro que este virus se haya brincado las barreras biológicas entre especies.

En sus declaraciones los funcionarios del gobierno mexicano aseguran que existen los medicamentos necesarios para los enfermos y que se preparan para adquirir más antivirales. Agreguemos a esto que las grandes farmacéuticas como Glaxo Smith Kline (GSK) que fabrica el antiviral Ralenza (zanamivir), al cual el virus de la gripe A/H1N1 es sensible, anunció el aumento de su producción de 50 millones a 60 millones de dosis por año debido a la “alerta sanitaria”(www.lajornadaonline.com, 01/05/2009 14:20). Y el grupo farmacéutico Roche que produce Tamiflu (oseltamivir) dijo que: “el mundo está mejor preparado que nunca para enfrentar una posible pandemia de gripe porcina” ya que cuenta con millonarias reservas de medicamentos (http://www.eluniversal.com.mx/notas/594480). El gobierno mexicano ha autorizado la importación de estos dos medicamentos (Tamiflu y Relanza) antivirales que según dicen pueden utilizarse contra la influenza porcina. (http://eleconomista.com.mx/notas-impreso/columnas/columna-especial-empresas/2009/04/30/)

El oseltamivir, patentado en 1996, fue desarrollado por Gilead Sciences y es comercializado por el grupo Roche bajo la marca Tamiflu con ventas anuales superiores a mil 600 millones de dólares. Gilead Sciences es dirigido desde 2001 por el militar Donald Rumsfeld, exsecretario de Defensa del gobierno de G. Bush, quien se hizo multimillonario con la venta del Tamiflu en el 2003, con la alerta de la gripe aviar en el continente asiático. Ante la gripe porcina estos dos grandes grupos farmacéuticos, entre otros, vislumbran un aumento millonario de sus ventas. Hasta antes del virus de influenza AH1N1, ambas farmacéuticas reportaban en el primer trimestre de este año caídas en la Bolsa superiores al 8% (Roche) y con una recesión del 1.5% (GSK); a partir de esta alerta sanitaria están reportando una tendencia a la alza. (http://www.cope.es/sociedad/04-05-09--todo-sobre-antivirales-tamiflu-relenza-49261-1). Existe información de que Tamiflu, solo alivia síntomas por 36 horas y con muchos efectos secundarios, como delirio, alucinaciones, convulsiones e incluso la muerte. (http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2009/04/29/Swine-Flu.aspx).



Como vemos la enfermedad resulta ser un negocio de grandes ganancias para empresas trasnacionales y es al mismo tiempo un pretexto para elaborar estrategias de control social que permitan mantener a la población en un estado de “shock”, confusión y miedo. Existe una relación estrecha entre el “libre mercado” y el dominio de la población. (Véase video sobre la “doctrina del shock:”, en: http://www.youtube.com/watch)

Con el pretexto de la “alerta sanitaria” Felipe Calderón dictó un decreto presidencial que viola la Constitución Política Mexicana, (Diario Oficial de la Federación, 24 de abril de 2009) escudándose en el artículo 73, fracción XVI, bases primera a cuarta, que a la letra dice: “en caso de epidemias de carácter grave o peligro de invasión de enfermedades exóticas en el país, la Secretaría de Salud tendrá la obligación de dictar inmediatamente las medidas preventivas indispensables, a reserva de ser después sancionadas por el Presidente de la República”

“El decreto presidencial violenta las garantías de libre tránsito y libre asociación, así como nuestros derechos a la privacidad y el respeto de la propiedad. Autoriza a la Secretaría de Salud “la inspección de pasajeros que puedan ser portadores de gérmenes, así como de equipajes, medios de transporte, mercancías y otros objetos”. Asimismo, permite “el ingreso a todo tipo de local o casa habitación para el cumplimiento de actividades dirigidas al control y combate de la epidemia”. También otorga facultades al gobierno para “evitar las congregaciones de personas en cualquier lugar de reunión”.

El gobierno federal viola el artículo 16 constitucional, que a la letra señala que “nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.”

“Dictadura, dice el diccionario, es el gobierno que, invocando el interés público, se ejerce fuera de las leyes constitucionales del país… Existen ya signos ominosos. Un documento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos exhibe la recurrencia de la tortura como método de interrogatorio, aplicada por militares en el contexto de la guerra contra las drogas de Calderón. A lo que se agrega el anuncio formulado por el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Monte Alejandro Rubido, de que el Ejército seguirá en las calles hasta 2013.”

Por ultimo es importante mencionar el hecho de que hace seis meses el Norad/NorthCom (Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica y Comando Norte) de Estado Unidos, que recientemente combatió en Irak, “anunció que “estaba preparado para un brote de influenza desde México”. ¡Qué omnisciencia!” ¿coincidencia? No lo creemos, detrás de este escenario bioterrorista, se esconden estrategias y políticas de terror con el objetivo de consolidar regimenes totalitarios en todo el mundo y reactivar el capitalismo yanqui que se encuentra en grave crisis.





Este ensayo es parte de un trabajo de investigación sobre la influenza, hecho por estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Alfredo Halife-Rahme. “La globalización y sus catástrofes: del narco a la influenza, Bajo la lupa”, La Jornada, 29/04/09.
Ackerman, John M. “Decreto inconstitucional”, La Jornada, 4/05/09. (www.lajornada.unam.mx)
Fazio, Carlos, “El aprendiz de brujo”, La Jornada, 04/05/09.
Halife-Rahme, Alfredo, “Norad/NorthCom: la militarización de la salud del ASPAN”, en, La Jornada, “Bajo la Lupa”, 03/05/09.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada